El nervio radial inerva a los músculos extensores del codo, de la muñeca y de los dedos y proporciona sensibilidad a la cara dorsal de la mano. Su lesión a la salida de la cavidad axilar (rara) provoca una deficiencia completa de la extensión activa del codo, de la muñeca y de los dedos así como una anestesia de la cara dorsal de la mano.

Su lesión al nivel del brazo aparece frecuentemente luego de una fractura de la diáfisis del húmero y provoca una deficiencia de la extensión de la muñeca y de los dedos.

Su lesión al nivel del codo aparece en las fracturas, luxaciones del codo, pero también de manera espontánea en el síndrome compresivo del nervio inter-óseo posterior. Esta lesión al nivel del codo provoca una atrofia en la extensión de la muñeca y una deficiencia de la extensión de los dedos y del pulgar.

Cualquiera que sea el lugar de la lesión, una cirugía de urgencia será necesaria para estabilizar el esqueleto en caso de fractura o una exploración quirúrgica en caso de herida.

En los traumas cerrados, si la recuperación no comienza luego de 5 meses de trauma, una intervención de exploración-reparación de nervio será necesaria.

En las parálisis tardías vistas después de un año, una intervención paliativa de transferencia musculotendinosa al nivel del antebrazo permitirá restaurar la extensión de la muñeca y de los dedos.