Presentación

Las parálisis de las ramas del plexo braquial que se conocen comúnmente como nervios o troncos nerviosos son llamadas tronculares por oposición a las parálisis de las raíces nerviosas o parálisis radiculares y a la parálisis de origen nervioso que llamamos parálisis del plexo braquial. Las parálisis radiculares son atendidas por los neurocirujanos. Las parálisis del plexo braquial y las parálisis tronculares son atendidas por los cirujanos de la mano con formación especializada en microcirugía. 

 

El tratamiento terapéutico depende de la causa de la parálisis

En las parálisis espontáneas, que ocurren sin contexto traumático, una exploración quirúrgica con liberación del nervio (neurolisis) debe efectuarse.

En las parálisis ocasionadas por una herida (puñalada, trauma por bala), una cirugía de exploración y de reparación debe ser efectuada de urgencia.

En las parálisis consecutivas a un trauma cerrado (luxación, fractura), el esqueleto debe ser estabilizado de urgencia y la parálisis debe ser estrechamente monitoreada y asociada a una rehabilitación. Si la recuperación no aparece en los 5 meses del trauma, una intervención debe ser propuesta.

 

La atención de la parálisis depende del tiempo del trauma

En las parálisis recientes ocurridas en menos de 1 año, una cirugía directa sobre el nervio puede ser realizada, liberación, sutura, implante del nervio o transferencia del nervio (neurotización) en función de las situaciones.

En las parálisis tardías que pasan de 1 año, solo la cirugía paliativa de transferencia musculotendinosa o artrodesis (fusión articular) puede ser realizada, algunas excepciones pueden darse en los niños.

 

La recuperación depende de diferentes parámetros

Ella depende de la edad, del tiempo del trauma, del tipo de lesión nerviosa (contusión, estiramiento, rotura parcial o total).

La recuperación se extiende a menudo a más de 18 meses.

Mientras más joven sea el paciente mejor será la recuperación. La atención de los daños pléxicos en el niño y el adolescente será diferente de la del adulto. Así mismo, más allá de los 60 años, una cirugía de reparación nerviosa podrá ser evitada en beneficio de una cirugía paliativa de transferencia musculotendinosa y de fusión articular.

Mientras mayor sea la duración del trauma, más larga y difícil será la recuperación luego de una intervención.

Cuando el nervio está completamente roto, se habla de avulsión radicular, la recuperación en este caso es claramente menos eficaz.